Selección en Origen

Inicio  /  Transformación

Selección en Origen


Con los años nos esforzamos en seleccionar y desarrollar una relación especial de cariño y respeto directa con el productor.


Observamos algo particular que nos une como Patagonia con las diversas regiones cafeteras del mundo, esto es el respeto por la protección y el aprovechamiento sostenible de los bosques y recursos nativos. Nuestro café es obtenido directamente de pequeños caficultores en las distintas regiones de Colombia.




Este proceso colaborativo y sincero, permite asegurar el estándar de calidad que garantiza un gran producto final. Nuestros viajes por las Américas llenan nuestras bitácoras de anécdotas, emociones y la alegría de saber que tenemos en estos agricultores a grandes aliados y mejores amigos.



Un proceso desde la semilla, la cosecha y la persona que lo trabaja.



1

Elegimos la región de Colombia, no todas las variedades nos permiten hacer un gran café. Buscamos los matices adecuados para nuestros desarrollo, la variedad de café y el origen de la misma es muy importante


2

Como el vino, cada cosecha de café tiene sus características particulares y depende de factores climáticos y su beneficio. Tan solo recolectar el fruto en el momento de maduración idóneo es todo un reto. Por eso, solo la experiencia y el saber hacer de agricultores preparados nos ayudan a recolectar los frutos en un momento de maduración óptima. Después, se extraen los granos y se fermentan.


3

Buscamos los mejores y más capacitados agricultores, teniendo en cuenta nuestra exigencia por un producto perfecto. Nuestra compra gira en torno al comercio justo, con lo que nos aseguramos un trato entre iguales con nuestros agricultores manteniendo una transparencia en el coste y cobro del agricultor (digamos que él decide su precio).


4

Obtenemos los resultados de las cosechas de nuestros agricultores y realizamos un análisis físico y sensorial en nuestro laboratorio con el fin de establecer un parámetro objetivo sobre el cual dar inicio a nuestro desarrollo.


5

Pasamos al proceso de tostado. Tostamos el café controlando tiempo y temperatura para conseguir el desarrollo óptimo del grano y así potenciar sus atributos sensoriales.


6

Dejamos des gasificar el café dos días en canecas con válvulas retenedoras de entrada de aire y liberadoras de CO2.


7

Terminamos dosificando nuestro café en su envase a mano, dejándolos bien identificados y listos para viajar a cualquier parte del mundo.